Sebastián Amaral, diseñador: “El Diseño facilita las dinámicas creativas”

El Vicepresidente de Chile Diseño y consultor asociado de Idemax  nos entregó su visión de cómo diseño de los espacios impacta en la forma en que se desarrolla la creatividad en el mundo laboral. 

Absolutamente consciente de cómo los espacios pueden favorecer la innovación, cuando Sebastián Amaral tuvo que rediseñar la oficina en que su centro de innovación, Idemax , operaría, quiso generar ambientes abiertos, flexibles y dinámicos, para facilitar el trabajo colaborativo y la comunicación.

Sin embargo, dice que no fue fácil. En terreno, percibió que las personas seguían trabajando mentalmente con el espacio que tenían antes y que necesitaban apoyo para empoderarse de los espacios. “Cuando llegamos a esta oficina nos sentíamos como pre adolescentes, con una casa que nos quedaba grande”.

Fue la observación de los comportamientos de trabajo en su propia oficina lo que les permitió apoyar el cambio para darle la intención que buscaban: “El uso del espacio conlleva desafíos importantes. Un espacio abierto requiere de trabajadores con capacidad de autogestión, donde la libertad sea considerada un elemento revitalizador y referente de creatividad, pero sin perder la productividad”.

El cambio, dice, requiere también de estructuras dinámicas, abiertas a la innovación y a la posibilidad de transformar los conceptos. “Es por eso que nos preocupamos de que el lugar también sea un facilitador de los lúdico, que de posibilidades de ensayo error, y que pueda redefinirse de acuerdo a los requerimientos de cada desafío”, agrega.

-¿Cuáles son las principales dificultades con las que se encuentran las empresas a la hora de innovar? 

-Muchas empresas se disfrazan de innovación y pretenden ir a la segura con sus ideas… eso sólo genera resultados a corto plazo. Innovación es permitir equivocarse. Por eso, si una empresa no tiene permitido el error como parte de la cultura, difícilmente va a poder innovar. De ahí la importancia de los espacios lúdicos y de interacción que no sean necesariamente para producir en el sentido tradicional de la palabra. La dinámica de juego favorece el pensamiento lateral. Al revés, Mientras más básico sea el espacio, de manera más básica se comportará la gente.

-¿Las empresas también se auto imponen paradigmas que no las dejan innovar? 

-Absolutamente: “En nuestra industria eso es complicado”; “No queremos ir por más”; “No creo que resulte”; “Siempre se ha hecho así”; “Es muy caro”, etc.

-¿Cómo ves la intención de innovar en Chile? 

-Creo que empieza a suceder. La gente se cansó del éxito solamente en lo económico y la innovación tiene que ver con la búsqueda de épicas: “quiero ser la oficina más entretenida para producir mejor, tener la mejor gente, los mejores resultados, etc”. Si tus empleados no están enamorados de tu compañía es difícil enamorar a otros. Y las compañías ya se están dando cuenta que deben dejar de vender productos para empezar a vender contenidos y experiencias.